¿Negra o Morada?

“Black or Purple?” – translated for the benefit of some…

Para muchas personas el Viernes Negro (el día después de Thanksgiving) marca el comienzo de la época de Pascuas, las fiestas Navideñas.  Un período durante el cual muchos de nosotros usamos inmensa energía preparándonos materialmente para un tiempo del año que no debía tener nada que ver con posesiones materiales y en vez debía tener todo que ver con nuestro crecimiento espiritual.  Me refiero a la época de el Adviento, litúrgicamente identificada por el color morado, la cual comenzó este pasado Domingo.

Como Cristianos, entramos en el Adviento para prepararnos no solo para celebrar el nacimiento de Cristo, sino que también para contemplar Su futuro regreso a nosotros.  Esto quiere decir que la época de Adviento tiene mucho que ver con la esperanza.  Y si, es verdad, dada la gran oscuridad de nuestro mundo, a veces esa esperanza aparenta escasa, y fomentar ese estado de mente donde la esperanza existe y crece, parece ser un abstracto y distante nivel de existencia.  Aun así, las situaciones mas difíciles pueden ser transformadas por la esperanza.

Si quien lee estas líneas me conoce bien, entonces sabe que tengo la tendencia de ser un poco pesimista, pero que a la misma vez tengo gran esperanza.  Por mucho tiempo este aspecto de mi personalidad me confundió, hasta que un día leí un escrito por Vaclav Havel que dice “La esperanza definitivamente no es lo mismo que el optimismo.  No es la convicción que algo va a salir bien, pero la certidumbre que va a tener sentido, no importa el resultado.”  Entonces entendí (y felizmente quedo resuelto ese aspecto contradictorio de mi personalidad…¡Ajá!).

A menudo digo que sería nada sin fe.  Pues déjeme decirle que no existiría sin la esperanza.  Estuviera perdida en el limbo, mis amigos.  Por que de vez en cuando, cuando mis circunstancias han parecido ser imposibles, cuando me he enfrentado al miedo, al fracaso, o a una pérdida, la esperanza me ha salvado.  Es una de las cosas que más quiero del Adviento.  El entender esta época y su significado, me llena de esperanza.

Este tiempo nos ofrece tanto, y aun así fallamos y no apreciamos su verdadero significado, lo que debía ser un tiempo de oración y meditación, se convierte en un frenesí de compras y preparativos de fiestas, resultando en una época de stress en vez de una época de alegría.  Pero esto es algo que tenemos el poder de cambiar, si observamos debidamente el Adviento, porque así pudiéramos realizar, entender más completamente el verdadero significado del nacimiento de Cristo y todo lo que esto significa en nuestras vidas.

Así que los reto a todos a colocar nuestra esperanza en Jesús en este Adviento y después, pidiéndole que nos conceda la gracia espiritual que es la esperanza, para que podamos sobrepasar la oscuridad de este mundo, viviendo confiados en Su presencia en nuestros corazones hasta que regrese una vez más.  Así que, están listos?  De que color será esta temporada para ustedes, ¿negra o morada?

Que Dios los bendiga.

~ Translation courtesy of Barbie Rodriguez


Leave a Reply